100 años de la Revolución de Octubre

La historia del comunismo está llena de espectros. Algunos deambularon por Europa, provocando una «santa alianza» entre los poderes conservadores y los poderes reformistas, quienes unieron sus fuerzas para liberarse de la amenaza inminente. Otros son fantasmas del pasado, que pesan «como una pesadilla sobre el cerebro de los vivos»: son conjurados por los revolucionarios ansiosos, y nos obligan a repetirnos cuando se trata de «crear algo que no existía antes». Pero también hay un tercer espectro, cosa que es creado por las revoluciones, a medida que cambian nuestro horizonte de expectativas, sobreviviendo al final de las secuencias políticas que les dieron lugar. Esta tercera clase de fantasma, a diferencia de la clase que deambula en el presente, y la que insiste desde el pasado, cambia la forma del futuro.

La Revolución de Octubre en Rusia, que completa 100 años en 2017, es un evento que puede ser leído desde la perspectiva de cualquier de estos tres fantasmas. Las noticias de la revolución se difundieron rápidamente por toda Europa y de fuera de ella, despertando pasiones emancipadoras y conservadoras, la curiosidad y el miedo de los que no sabían qué hacer con la primera ocasión en la historia moderna en que una insurrección popular fue ejecutada con éxito. Pero el espectro deambulando por todo el mundo se convirtió rápidamente en un contundente imperativo del pasado, exigiendo que cada nuevo esfuerzo emancipador tomaba prestado «los nombres, gritos de batalla, y trajes, para presentar esta nueva escena de la historia mundial en disfraz validado por el tiempo y con lenguaje prestado». Los revolucionarios de todas partes sentían, y todavía sienten, la presión del pasado bolchevique pesando sobre ellos, exigiendo que nuestros métodos y logros deben ser comparados con los éxitos y atrocidades de la experiencia soviética. Pero no sólo el presente y el pasado han sido cambiados por la revolución: el fracaso de la secuencia radical de los años veinte, y la última catástrofe social de los años cuarenta y cincuenta, no pudieron evitar la aparición de un tercer espectro que salió de las ruinas de la Revolución de Octubre, el espectro de una relación diferente con el futuro. Celebrado por artistas, filósofos y militantes por igual, el futuro después de 1917 parecía diferente: no porque el comunismo es una necesidad histórica, sino porque se había convertido en una posibilidad práctica y concreta, una posibilidad encarnada en la promesa de una nueva relación entre un pueblo y su destino.

La revista internacional de política y filosofía, Crisis and Critique, se ha dedicado desde 2014 a la reformulación de la teoría marxista, funcionando como plataforma para los que están involucrados en la tarea de reconsiderar la política emancipadora desde sus bases filosóficas. Como parte de las celebraciones del centenario de la Revolución de Octubre, no solo publicaremos un nuevo número de la revista, sino también la edición inaugural de la nueva versión latinoamericana de nuestro proyecto. Crise e Crítica será una revista autónoma que publicará bianualmente textos en portugués y español,  ampliando la orientación de Crisis and Critique.

En celebración del centenario de la revolución bolchevique, el tema de la edición inaugural de Crise e Crítica será la Revolución de Octubre en sí misma. Buscamos contribuciones interesadas ​​en la investigación de cualquiera de las diferentes dimensiones que componen este evento monumental y su vida después de la muerte: evaluaciones políticas, ideológicas e históricas de las condiciones de posibilidad e imposibilidad de la revolución; análisis que utilizan la experiencia rusa para iluminar los retos de las políticas emancipadoras en América Latina, así como análisis de los impasses y faltas del movimiento bolchevique desde el punto de vista de las diferentes secuencias políticas y latinoamericanas: de los sandinistas, a la revolución cubana y a la historia de la izquierda en Brasil; contribuciones enfocadas en sus figuras centrales y periféricas, de Lenin a los revolucionarios olvidados, como Sverdlov; investigaciones filosóficas que se involucran en las numerosas nuevas secuencias provocadas por la Unión Soviética: experimentos artísticos, políticos, económicos y sociales; estudios psicoanalíticos sobre la naturaleza y la transformación de las expectativas y los sueños políticos.

Los textos pueden tener entre 4.000 y 10.000 palabras, y deben ser enviados en Times New Roman, 12, espaciado 1,5, al correo electrónico: contato@criseecritica.org

El plazo de envío es hasta el 1 de septiembre de 2017.